¿El turismo destruirá Islandia?

El monstruo del turismo destruye Islandia

Cuando pensamos en Islandia nos viene a la cabeza un pequeño Edén perdido en mitad del Océano Atlántico, un gran lienzo de paisajes vírgenes sobrecogedores; cuna de hadas, duendecillos y, por qué no, hasta de unicornios mágicos. Reconozcámoslo, viajar a Islandia es cool, todo el mundo quiere visitar la isla de hielo y fuego, experimentar la confusión mental y los mareos cual Stendhal al ver esos paisajes majestuosos y al respirar el embriagador aroma a sulfuro y putrefacción que emana del subsuelo.

Pero toda esa belleza puede tener los días contados si no se comienza a vigilar de cerca al terrible monstruo del turismo. Según Edward H. Huijbens (director del Instituto de Investigación de Turismo de Islandia) el país se encuentra “en un punto de inflexión con un millón de visitantes cada año”, por lo que hay que tomar medidas; y un tipo con tantas “haches” en el apellido no puede estar equivocado.

Huijbens plantea la posibilidad de crear un parque natural en las tierras altas del centro de la isla, de modo que el turismo estaría más controlado y su impacto en el medio ambiente sería menor. “En Islandia tenemos una serie de impuestos para las industrias y creo que lo mejor sería gastar ese dinero en desarrollar infraestructuras y planificar el futuro del turismo en el país”, explica alegremente Huijbens sobre un dinero que no es suyo.

Y llegados a este punto, no me queda otra que preguntar al sabio lector de La Parra: ¿Crees que Islandia tiene un problema con el turismo? ¿Cómo se podrían conciliar los ingresos necesarios del turismo con la protección del medio ambiente? ¿Cómo evitarías que las hadas, duendecillos y unicornios mágicos sucumbieran por el deterioro de su entorno ante la masificación de visitantes?

Anuncios

El barrio chino de Islandia

Imagen de la bandera china en IslandiaTras más de un año de polémicas negociaciones, Islandia acepta finalmente la compra de 300 kilómetros cuadrados del país por parte del millonario chino Huang Nubo. El uso que se pretende dar a dichas tierras islandesas es turístico. La zona estratégica, en lo que a recursos naturales y transporte marítimo se refiere, contará con un amplio complejo turístico que completará el escaso grupo de infraestructuras turísticas que ofrece la tierra de hielo.

El intento de compra de territorio islandés por parte de Huang, presidente de la firma Beijing Zhongkun Investment Group, coincidió con el “crack islandés” y causó polémica a nivel internacional ya que fue interpretado por el país nórdico como un abuso por parte del Gobierno chino, dadas las dificultades que el país vikingo atravesaba. Sigue leyendo