Islandeses con nombre de perro‏

Perro bonito

Ya hemos hablado en otros posts del comité que establece qué nombres puede tener un islandés de manera legal. Si no tienes uno de los nombres marcados por el organismo, puedes acabar quedándote sin pasaporte.

Hace unos días, el medio islandés Vísir ha dado a conocer los seis nuevos nombres aprobados por el comité. La sorpresa es que uno de lo nombres es Rex. Así es, los islandeses ya pueden tener nombre de perro televisivo. ¿Quién no recuerda con cariño y nostalgia aquellas tardes viendo la serie del perro policía más listo que su amo? Ya me imagino a los padres islandeses gritando el nombre por la calle sin saber muy bien si está llamando a su hijo o a su can.

Los otros nombres aprobados son Eldþóra, Angelía, Selena, Lilly y Brímir. Recordemos que el comité aprueba o rechaza los nombres basados en dos criterios: si el nombre se ha utilizado antes en la historia de Islandia, y si el nombre puede ser declinado de conformidad con la gramática islandesa.
Por cierto, ¿sabíais que el nombre completo del perro en la serie era Reginald Von Ravenhorst? Eso al menos dice la Wikipedia.
Anuncios

Cuando los nombres no existen

Imagen de nombres islandesesLo de los nombres en Islandia es curioso. Lo primero que llama la atención es que los apellidos no siguen la lógica habitual. No se heredan del padre como estamos acostumbrados. El apellido de los islandeses es el nombre del padre, con al sufijo son (hijo) o dóttir (hija). Es decir, si mi padre se llama Abel Jiménez, por ejemplo, yo no me llamaría Félix Jiménez, sino Felix Abelson. Curioso, ¿verdad? Los apellidos no pasan de padres a hijos de generación en generación. A no ser que te llames como tu padre, claro.

Para aquellos que hayan investigado un mínimo sobre Islandia, aunque sea en guías de viaje, seguramente ya conocieran su sistema para generar apellidos. Lo que no es tan conocido es su Mannanafnanefnd, un comité que establece qué nombres se pueden poner a un islandés y cuáles no. Este organismo, creado en 1991, regula la introducción de nuevos nombres que van a formar parte de la cultura de Islandia. Para ello, determina si un posible nuevo nombre es capaz de integrarse en el idioma islandés. Para ser aceptado, el nombre sólo puede contener letras que se encuentren en el alfabeto islandés y debe ser capaz de ser declinado gramaticalmente, además de no entrar en conflicto con la estructura lingüística. Recordemos que los islandeses declinan, como en el latín. Además, el nombre tiene que ser “compatible” con las tradiciones del país. Sigue leyendo